Chile: se realizó el 1er Encuentro de Jóvenes Lecheros

Infoleche. 31-01-18 – Inspirados en el 3er Encuentro Panamericano de Jóvenes Lecheros, realizado el pasado año en Ecuador, un grupo de jóvenes chilenos que participó de ese Encuentro formó el grupo “Renovales” con la idea de incursionar en nuevas tecnologías y manejos y la necesidad de generar identidad agrícola y formar una red de apoyo, potenciarse en conjunto y así todos poder crecer.

Es así que Renovales, organizó y realizó el Primer Encuentro de Jóvenes Lechero de Chile, el cual se llevó a cabo pocos días atrás.

A continuación compartimos un comunicado del Evento.

Grupo Renovales busca impulsar participación de nuevas generaciones

Apoyados por el Consorcio Lechero y Aproval, el grupo Renovales, formado por productores de las regiones de Los Ríos y Los Lagos, participó activamente en Expoláctea a través de seminarios y actividades técnicas, congregando a cerca de 100 participantes.

Motivar y entusiasmar a nuevas generaciones de productores lecheros, fortaleciendo el concepto de su rol protagónico en el presente y futuro de la actividad, fue el principal mensaje del primer Encuentro Nacional de Jóvenes Lecheros “Uniendo nuevas generaciones”, realizado en el marco de la VI Expoláctea en Valdivia y que congregó a cerca de 100 jóvenes, principalmente productores lecheros.

La actividad, organizada por el grupo Renovales -formado por productores de las regiones de Los Ríos y Los Lagos-, contó con el apoyo del Consorcio Lechero y la Asociación de Productores de Leche de Los Ríos (Aproval), y fue acompañada con presentaciones de diversos temas de interés. La charla motivacional “Uniendo generaciones” fue presentada por el coach Juan Pablo González, quien desarrolla People Plan en Best Fed Chile.

Según destaca José Luis Delgado, director ejecutivo de Aproval, “este espacio que hemos ofrecido al grupo Renovales en el marco de Expoláctea y el apoyo que les hemos brindado durante 2017 es una decisión de nuestro Directorio de aportar con acciones concretas para promover el recambio generacional en el sector. No avanzamos mucho lamentándonos y hablando del tema si no impulsamos acciones concretas como éstas. En Renovales están participando socios e hijos de socios nuestros, por lo que seguiremos motivando y respaldando este esfuerzo que ellos están realizando para incentivar a sus pares a darle continuidad a sus respectivas empresas familiares. Estamos convencidos que la producción lechera es una actividad con futuro y una oportunidad real de desarrollo para las nuevas generaciones”.

Por su parte, Alejandra Viedma, coordinadora de Personas y Organizaciones del Consorcio Lechero, explica que la decisión de apoyarlos ha sido muy importante como organización que agrupa a la cadena láctea.  “Los productores lecheros y capital humano están envejeciendo y los jóvenes se están alejando de las lecherías. Lo mejor de esta experiencia ha sido cómo el Consorcio Lechero ha apoyado y difundido a Renovales desde su formación sin decirles en qué nos gustaría que trabajen. El método es que mediante el trabajo conjunto ha nacido desde ellos el actuar de la manera que se han propuesto a la par de los objetivos que hemos tenido como programa Personas y Organizaciones”, relata.

 

Amor por el campo

En pocos meses, Renovales ha ido consolidando su estructura y objetivos, centrados en ser un aporte hacia el sector y la comunidad, valorizando el rol de los jóvenes en el sector lácteo.

El objetivo es reencantar a los jóvenes con el campo, mostrando que existe una nueva generación que siente amor por la tierra y orgullo de ser agricultores y del trabajo que realizan. “La idea es que esta nueva generación forme redes de apoyo entre sí y genere identidad agrícola, y no menos importante es que sean ellos, los jóvenes, quienes inviten a otros jóvenes a formar parte de sus equipos de trabajo”, explica Alejandra Viedma.

La presidenta de Renovales, Carolina Wendler, sostiene que el puntapié inicial para formar este grupo fue su participación en el Tercer Encuentro Panamericano de Jóvenes Lecheros en Ecuador, al cual asistieron apoyados por Consorcio Lechero, Aproval y COLUN.

“Luego del encuentro nos afiatamos mucho como grupo y a la vuelta quisimos sacar adelante esta iniciativa. Nos reunimos y decidimos formar algo, porque uniendo fuerzas íbamos a contribuir a mantener el amor por el campo y por este negocio agrícola”, explicó.

Renovales está compuesto hoy por 23 jóvenes productores de leche, lo que ha significado más que doblar a los miembros iniciales en pocos meses. “Nos hemos hecho conocidos como grupo y estamos contentos con motivar a más jóvenes a encantarse con el campo y estar orgullosos de la labor agrícola”, relata Wendler.

La realidad, dice, es que hoy es difícil motivar a jóvenes para trabajar en el campo. “Creo que no se siente orgullo de la labor agrícola. Además, los hijos de los agricultores no están dedicados al campo. En general se están yendo y nuestro objetivo como grupo es reencantar a la gente que se está desplazando. Se puede, porque por medio de actividades como este encuentro, les decimos que no están solos, que los podemos acompañar”.

Uno de los miembros del grupo, el productor lechero de Paillaco, Hardy Guarda, señaló durante la actividad que haber logrado este encuentro constituye una muestra del avance que ha tenido Renovales. “Lo primero fue juntarnos a compartir, a conocernos y, de ahí, darnos a conocer. Ahora no sólo queremos llenarnos de información y nutrirnos, si no que compartir, salir, e ir a la comunidad. Una de las misiones del grupo es integrar a más jóvenes, a hijos de productores, impulsar el entusiasmo y dar a conocer las oportunidades que genera el agro”.

  

Nuevas generaciones profesionales

El objetivo de la jornada se centró en compartir experiencias. Para esto, invitado especial fue el ingeniero agrónomo Martin Nannig, quien contó cómo es ser un productor lechero joven hoy. Proveniente de Frutillar, relató cómo llegó a consolidar su vocación y a cómo el campo se transformó en lo que él quería desempeñarse.

Hasta el momento en que postuló a la universidad, Martin estaba orientado a las matemáticas y la ingeniería. Su padre falleció muy joven y su madre se hizo cargo del campo familiar, relató.  En unas pocas semanas, decidió que lo suyo era el c

ampo y se enfocó en ello. “Estudié en la universidad y hoy llevo 5 años trabajando a tiempo completo con bastantes responsabilidades en el campo, con otros 3 años más de proceso de cambio de a poco”.

Al analizar lo que es el traspaso y la integración generacional en el campo, explica que debe ser hecha en forma profesional y donde los jóvenes que se hagan cargo sí o sí deben estar capacitados y a la altura de lo que necesita una empresa agrícola. “Hoy ya no basta con hacerse cargo por amor al arte. Hay que estar capacitado, con la visión integral de lo que significa tener un negocio y una empresa. No es algo de hacer por hacer”.

Los principales desafíos que tuvo en sus inicios como productor lechero estuvieron en la falta de confianza del medio, tal como le ocurre a muchos jóvenes. “Inicialmente, la gente no confía en los jóvenes, lamentablemente. Tiene que haber un cambio de verdad y generar una oportunidad en las nuevas generaciones, con confianza, apoyo y donde exista un apoyo a conciencia de parte de toda la cadena, desde los proveedores, vecinos, agricultores y las plantas lecheras, en el caso de los productores lecheros”, puntualizó.

 

 

 

A %d blogueros les gusta esto: